Filosofía de la casualidad

Filosofía de la casualidadFilozofia przypadku (Filosofía de la casualidad) empieza por una reflexión sobre la teoría de la literatura. Lem se enoja con los catedráticos eruditos para crear al final tal concepción de la obra literaria que se convierte en un precursor de nuevas corrientes en los estudios de literatura. Sin embargo — como suele pasar en sus ensayos — el argumento se convierte en otra “teoría general de todo" y llega a ser una apología de la casualidad como un factor universal que permite comprender los mecanismos de todo tipo de evoluciones, decide sobre la forma del cosmos, sobre cómo es el mundo de los seres vivos y la cultura en la que crecemos.

ver más

Stanislaw Lem 1921 - 2006

image Stanisław Lem es un erudito y un virtuoso de la estilización; su creación se puede calificar como la de un genio. Las obras, equipadas con un fondo científico elaborado, conducen al lector a un laberinto interminable de géneros y estilizaciones. Al igual que los héroes solitarios de Lem, sus novelas se distancian de las pasiones y preocupaciones del día a día. Testimonian un intelecto elevado muy por encima de las posibilidades del individuo; una mente a veces maliciosa, otras veces llena de humor, sorprendente, bondadosa y escéptica, que aterra al lector al tiempo que invariablemente le sirve una paradoja. Su imaginación es tan poderosa y original que el mundo creado siempre se muestra verosímil y tangible. Leed a Lem: es un gran escritor y una de las mentes más poderosas de nuestros tiempos.

"The New York Times Review of Books"

Escribí Człowiek z Marsa únicamente por el dinero, para ganarme la vida. La novela se publicó por fascículos en la revista de Katowice "Co tydzień powieść" (“Cada semana una novela”). La primera edición polaca en forma de libro se publicó sin mi conocimiento, por algún fanzine. Por supuesto, esta obra no deja de ser, independientemente de mi voluntad y de mi opinión sobre este libro, un hecho literario. Desafortunadamente, un autor no puede renunciar a lo que ya ha escrito.

No pude evitar las publicaciones extranjeras de este libro, debido al tipo de contratos que firmaba, que daban al editor la posibilidad de publicar todos mis libros. Decidí pues que ya que la cosa se había publicado en alemán, habría sido una estupidez no permitir su edición en polaco, aunque la considerase muy floja e ingenua. Es lo que suele pasar, muchas veces el autor querría enterrar sus primeras obras para siempre en algún "cementerio de ilegibilidad general".