Stanislaw Lem

EnCiberíada el paradigma tomado par excelencia de la ciencia física se combate con malicia y bromas. Esta actitud se puede apreciar bien en el relato Los dragones de la probabilidad, donde se introduce el paradigma de mecánica cuántica.

Dragones existentes, dragones probables, dragones virtuales. Son todo juegos en torno a las nociones de la física contemporánea que establece que no existe el concepto de “nada” (en el sentido del “vacío”) porque éste está lleno de partículas virtuales. Es una obra que siempre les ha encantado a los físicos teóricos. Un físico polaco tradujo, como pudo, este relato al inglés – eran años en los que todavía no se habían hecho traducciones de mis obras en Europa Occidental – solamente para enseñárselo a sus colegas de profesión en el extranjero.